eu es
Berziklatu en GooglePlus Contacta con Berziklatu Berziklatu en Facebook Berziklatu en Twitter

Blog

  • aire-acondicionado.png

    Utiliza bien el aire acondicionado

    Fija le temperatura del aire a 25º, cierra las puertas y ventanas cuando lo pongas en marcha y apágalo cuando te vayas de casa

    En verano, y más aún si una ola de calor nos visita, el aire acondicionado puede salvarnos la vida. Bueno, esto es una exageración, claro; pero sí que nos la puede hacer mucho más agradable. Ahora bien, conviene no abusar de este lujo moderno o, al menos, aprender a utilizarlo bien. ¿Por qué?

    Un uso racional del aire acondicionado nos permitirá ahorrar energía, algo que agradecerán nuestros bolsillos; y al mismo tiempo, estaremos también haciendo mucho bien al planeta, que como sabes no anda sobrado de recursos por el uso desproporcionado que estamos haciendo de ellos.

    Para empezar, debes saber que todos los expertos recomiendan fijar la temperatura del aire acondicionado en 25 grados. Esta temperatura es perfecta para sentirse cómodo en casa. No hay que olvidar, además, que en verano utilizamos menos ropa, por lo que no vamos a pasar calor. Hay personas que se empeñan en ‘congelar’ las estancias (20º o menos) y que no saben que por cada grado de menos en el termostato el consumo energético sube entre un ¡6% y un 8%!

    Otro consejo importante es que apagues el aire acondicionado cuando te vayas de casa. Dejarlo encendido es un gasto inútil. Si lo enciendes nada más llegar, verás que la estancia no tarda en enfriarse (apenas unos minutos, siempre y cuando la máquina funcione correctamente). Y tampoco quieras acelerar ese enfriamiento bajando los grados del termostato. No servirá de nada. Bueno, sí, servirá para que gastes más.

     

    Cierra también todas las puertas y ventanas cuando utilices el aire. De lo contrario, estarás dejando que el calor del exterior entre en la casa e impida el enfriamiento. Ah, y es conveniente, sobre todo de cara a evitar enfermedades, que la diferencia entre la temperatura interior de la casa, la que fijes con en el termostato, y la de la calle no supere los 12 grados.

    Aprovecha para ventilar la casa en el momento más fresco de día, generalmente a primera hora de la mañana. Y luego procura mantenerla lo más fría posible: si cuentas con un toldo, úsalo; baja las persianas; corre las cortinas… De este modo lograrás que el aire acondicionado trabaje menos cuando lo conectes.

    Categorías: 24 jul

    Twitter Facebook Google+





0 comentarios





Accede para dejar comentarios en el blog.

¿No eres aún usuario? Regístrate.