eu es
Berziklatu en GooglePlus Contacta con Berziklatu Berziklatu en Facebook Berziklatu en Twitter

Blog

  • renovables.png

    Un pueblo genera cinco veces la energía que necesita sólo con renovables

     

    Wildpoldsried, en Alemania, ganó el año pasado 6 millones de euros gracias a la venta de su excedente energético ‘limpio’ al tendido eléctrico nacional


    Lograr que el cuidado del Medio Ambiente esté grabado a fuego en el ADN de todos los ciudadanos, que sea algo natural –como lo es, se nos ocurre, ponerse el cinturón de seguridad al subir al coche o echarse crema solar cuando se va a tomar el sol– reciclar las basuras, no depositar desechos cuando se va al monte, ir al trabajo en bicicleta o apostar por las energías renovables. Este es el gran objetivo al que se deben dirigir los esfuerzos si no queremos acabar con los recursos de nuestro planeta.

    Y es posible conseguirlo, lograr que estos comportamientos se interioricen como normales por los ciudadanos. Disponemos de ejemplos que así lo demuestran. Uno de los últimos lo encontramos en la pequeña localidad alemana de Wildpoldsried, al sur del país.

    Hace 20 años que este pueblo, de unos 2.500 habitantes (la mayoría dedicados a la ganadería lechera), decidió lanzarse a la interesante aventura (muchísimo más interesante entonces, hace dos décadas, de lo que ahora puede parecernos) de generar la energía que necesitan a través de métodos renovables.

    Tras invertir en placas solares, molinos de viento, sistemas hidroeléctricos y alguna que otra planta de biomasa, el pueblo ha logrado generar más de cinco veces la energía que necesita, unos excedentes ‘limpios’ que vende al tendido eléctrico nacional y que suponen el 80% del total de sus ingresos. La mayor planta de biogás del pueblo la alimentan los excrementos de las vacas, manzanas podridas o hierbas, entre otros desechos.

    Otro fantástico ejemplo de que cuidar el Medio Ambiente y ser rentable es posible. Los vecinos aseguran haber ganado en 2016 seis millones de euros gracias a la venta de la energía que les sobraba. Una parte de ese dinero se destinó a pagar la inversión que han hecho para levantar las infraestructuras, de unos 40 millones. El resto es para ellos.

    En BERZIKLATU estamos convencidos de que una sociedad sostenible es posible y por ello celebramos iniciativas como las de Wildpoldsried, que nos muestran el camino a seguir. Nos dedicamos a la recogida y tratamiento de residuos voluminosos, como muebles o electrodomésticos, a través de la generación de empleo de inserción.

    ¿Aún no nos conoces? ¿Y a qué esperas?

    Categorías: 26 sep

    Twitter Facebook Google+





0 comentarios





Accede para dejar comentarios en el blog.

¿No eres aún usuario? Regístrate.