eu es
Berziklatu en GooglePlus Contacta con Berziklatu Berziklatu en Facebook Berziklatu en Twitter

Blog

  • toallitas-retrete.png

    Toallitas húmedas, un serio peligro para el medio ambiente

    Al no estar diseñadas para deshacerse, no pasan los filtros y acaban generando enormes tapones en las cañerías y contaminando el mar

    Están en miles de cuartos de baño porque son muy prácticas. Sobre todo en las casas en las que habitualmente hay niños, ya sean las de los padres, abuelos, tíos… Es algo muy común: hacen falta, se utilizan, se hace un gurruño con ellas y se tiran por el inodoro. Es lo más cómodo, sí, pero debes saber que con este gesto estás causando, probablemente, un grave daño en los sistemas de desagüe y también en el Medio Ambiente.

    El problema es que, a diferencia de lo que ocurre con el papel higiénico, estas toallitas no se descomponen, no están diseñadas para esto, por lo que no pasan los filtros ni los sistemas de saneamiento. Así, si una persona tira una toallita por el retrete, no pasará nada; pero sin miles o millones de personas hacen lo mismo, el atasco está garantizado. Y esto último es lo que está ocurriendo en muchos lugares del mundo.

    El uso de estas toallitas se ha generalizado. Son cómodas para cambiar y limpiar a los niños, pero también para muchos actos de higiene de los adultos (limpiarse las manos después de haber cocinado o comido, para desmaquillarse, para asearse cuando no se dispone de agua por la razón que fuera…). Lo único que hemos de cambiar es el gesto final, cuando tiramos las toallitas al inodoro. En lugar de eso, deberíamos tirarlas a un pequeño cubo de basura, o directamente a la basura convencional.

    De lo contrario, si optamos por seguir arrojándolas al retrete, estaremos contribuyendo a que las cañerías se atasquen y a que se deba destinar una cantidad enorme de recursos para liberarlas de estos tapones (16 millones de euros de dinero público en Nueva York en los últimos cinco años). Y no solo eso: las toallitas que llegan finalmente al mar, se añaden a la enorme cantidad de partículas de plástico que ya flotan en los océanos. Más polución, por tanto, para el entorno.

    Muchas de las toallitas acaban llegando a las playas. Y las que se quedan flotando en el mar son, en ocasiones, comidas por tortugas, que las confunden con algas, con el consiguiente daño para estos animales.

     

    El inodoro no es un agujero negro en el que todo desaparece. Los fabricantes de toallitas deben ser conscientes del problema e introducir mensajes claros en sus productos. Algunos escriben ‘toallitas biodegradables’ en los envases sin aclarar que la desaparición no llegará hasta pasados varios años. Pero lo más importante es, sin duda, concienciar a todas las personas para que cambien su comportamiento.

    En BERZIKLATU apostamos por un desarrollo sostenible de las sociedades. Nos dedicamos a la recogida y tratamiento de residuos voluminosos y a la inserción socio-laboral de personas en riesgo de exclusión social. ¡Conócenos y sorpréndete!

    Categorías: Residuos domésticos. 30 jul

    Twitter Facebook Google+





0 comentarios





Accede para dejar comentarios en el blog.

¿No eres aún usuario? Regístrate.