eu es
Berziklatu en GooglePlus Contacta con Berziklatu Berziklatu en Facebook Berziklatu en Twitter

Blog

  • ¿Cómo puedo ser más ecológico?

    Algunos consejos para reducir nuestra huella de carbono, es decir, la cantidad de emisiones que son liberadas a la atmósfera por nuestra actividad del día a día

    ¿Crees que haces lo suficiente por cuidar el Medio Ambiente? Quizá te esfuerzas de verdad por reciclar; a lo mejor no haces zapping cuando un informativo ofrece una noticia sobre, por ejemplo, el calentamiento global; es probable que te preocupe realmente que, de seguir por este camino, vamos a dejar en herencia a nuestros hijos un planeta muy deteriorado.

    En definitiva, si eres de los que tiene conciencia ecológica, seguro que ya sabes lo que es la huella de carbono. En este post te ofreceremos unos consejos muy sencillos para reducirla y contribuir así a mejorar la salud de la Tierra. En BERZIKLATU apostamos por el granito de arena a granito de arena… Si aún no nos conoces, entra aquí. Seguro que lo que hacemos te va a sorprender.

    La huella de carbono no es más que la cantidad de emisiones que enviamos a la atmósfera como consecuencia de nuestras actividades cotidianas: ver la tele, calentar la casa, lavar la ropa, coger el coche… Puedes calcular tu propia huella de carbono pinchando aquí. Si eres de los nuestros y abogas por un desarrollo sostenible, seguro que te van a interesar estos pequeños y sencillos consejos para reducir el impacto que tu día a día tiene sobre el cambio climático.

    -Apaga los aparatos eléctricos que no estés utilizando. Cuánta gente deja el ordenador encendido en el trabajo y se marcha a comer; o la luz dada en una habitación en la que no hay nadie durante muchos minutos...  Son solo un par de ejemplos, pero que pasan muy a menudo. Cualquier consumo de energía contribuye al aumento del efecto invernadero. No cuesta tanto apagar lo que no se va a utilizar.

    -Es también muy frecuente dejar el cargador del móvil permanentemente enchufado, o la tele y la pantalla del ordenador apagados ‘a medias’ (con el piloto en rojo o parpadeando). Lo mismo que las regletas a las que, en general, tenemos conectados multitud de aparatos. Pulsar el botón  ‘off’, desactivarlas, cuando no hagan falta nos permitirá ahorrar mucha energía.

     

    -Cuando vayas a utilizar el coche, valora si realmente te hace falta. Muchas veces lo  cogemos por inercia, pereza… Hasta para ir a por el pan a la tienda que está a cinco minutos de casa. Piensa, además, que si optas por caminar o ir en bici, no solo estarás haciendo un favor al planeta, sino también a tu salud. Coge el coche cuando sea realmente necesario. Y tampoco está de más hacer, si se puede, algún curso de conducción eficiente, donde se enseñan técnicas que permiten reducir el gasto en gasolina, como cambiar de marchas rápido (con las altas se consume menos combustible).

    -No abusar de la calefacción en casa, sellar las posibles fugas de calor en ventanas, puertas…, lavar la ropa con agua fría o llevar nuestras propias bolsas al supermercado para la compra son otros pequeños gestos que contribuyen a la lucha contra el cambio climático.

    Categorías: Reciclaje. 18 mar

    Twitter Facebook Google+





0 comentarios





Accede para dejar comentarios en el blog.

¿No eres aún usuario? Regístrate.